Hola, estamos de obras, disculpen las molestias

Hola, este blog sólo sirve para practicar, disculpen las molestias.
Está usted entrando en zona de obras, cuidado con los baches

Creative Commons

Support CC

Follow by Email

viernes, 30 de diciembre de 2011

Manuel de Falla en la cultura popular

Como homenaje a su labor artística, el Banco de España decidió emplear un retrato de Manuel de Falla en el anverso de los billetes de 100 pesetas, que fueron emitidos a partir del 19 de noviembre de 1965. Este billete fue el de mayor circulación durante la década de los 1970 hasta que, debido a la inflación, en 1982 se tomo la decisión de acuñar monedas de 100 pesetas. El billete de 100 pesetas con la efigie de Manuel de Falla comenzó entonces a ser retirado por los bancos, aunque siguió siendo de curso legal hasta la instauración del euro.
Manuel de Falla

Escucha un fragmento de este músico universal aquí

lunes, 19 de diciembre de 2011

De perdidos al río


Desde antiguo era habitual que muchas batallas se celebraran cerca de los ríos, así la sangre de los muertos y heridos corría pendiente abajo hasta alcanzar el agua y teñirla de rojo.El río era el fatal final que le esperaba a muchos de los combatientes, enfrascados en una tarea peligrosa que había que seguir hasta el final: vencer o morir.

Es el origen de la expresión «de perdidos al río»

Como suele suceder, el origen podría no ser este sino otro, y seguramente no pueda saberse con certeza.

La frase proviene del hecho de que, cuando una persona se pierde (en un campo, en una selva, en un bosque…) la lógica le dice que si encuentra un río, siga su corriente. Ella le llevará al mar, es decir, a la salida, a la solución. Por extensión (seguir la corriente o incluso tirarse al río o navegar por él puede ser difícil) se aplica a aceptar también una solución difícil cuando se está en una disyuntiva o en la resolución dudosa de algo, y se acaba aceptando esa solución difícil diciedo «pues, hala, de perdidos, al río».

Precisamente de lo de las batallas junto a los ríos procede otra expresión muy común, la de «no ha llegado la sangre al río». Dos expresiones con la misma explicación.

Otra versión: el río no representa el trágico final sino como bien dice en la segunda explicación, la solución. Y es que al perder la batalla y verte rodeado por las fuerzas enemigas sin ninguna opción de escape, sólo podías elegir entre morir a manos de las fuerzas enemigas o tirarte al río y tener chances de vivir. Y es que normalmente hacerse al río podría ser peligroso, pero en situaciones límite era eso o morir.